Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Entrevistas’ Category

claudetteNaturista de profesión, Claudette Duchesne se dedica a enseñar lo que una vez le salvó la vida. La “medicina alternativa”, como la llaman algunos, está de moda para las personas que miran en este sistema una forma más sana de vida. Para otros, es la última esperanza que les queda después de haber probado hasta lo imposible en medicina clínica. Este es el caso de Claudette Duchesne, mayor de 71 años que sobrevivió a una de las enfermedades más dolorosas del mundo cuando tenía solo 28 años: artritis reumatoide deformante.

Se podría decir que es una persona mesurada si no se midiera su voluntad por expresar lo que sabe. Sus gestos son suaves y tranquilos pero sus palabras parecen estar cargadas de energía y convicción. En un principio estaba intranquila por hablarme sobre lo que le había sucedido durante las últimas semanas: luego de dos entrevistas realizadas por diferentes medios, su nombre alcanzó resonancia entre muchas personas. “Me han llamado más de trescientas personas para saber sobre naturismo”, me afirma como si viviese uno de los momentos más importantes de su vida. Ciertamente su historia es digna de contarse. Desde muy niña sintió los primeros síntomas de una enfermedad que casi termina con ella cuando ya era madre de tres hijas. Pero un naturópata le cambiaría la vida. Actualmente escribe un libro sobre su experiencia, hace clases y trata directamente con la gente. Todo en torno a un sólo concepto: naturismo.

  – Yo estuve a punto de morir. 

¿Cómo eso? 

– Cuando me enfermé por segunda vez, llegué a la Villa de Vida Natural (Clínica donde se mejoró) pensando que me iba a morir. Ahí me atendió el naturópata Rafael Lezaeta desde entonces mi vida cambió radicalmente. 

Cuénteme sobre la primera vez que se enfermó. 

– Tenía doce años cuando mi papá se lesionó gravemente de la columna. Lo quería mucho y eso me afectó enormemente. Más encima estaba acostumbrada a comer sapos y culebras; mi alimentación era muy mala. Ambas cosas me afectaron mucho y poco a poco me comencé a enfermar. Un día, ya enferma, una persona me dijo que fuera a ver a una curandera que vivía en Gran Avenida. Ella me comenzó a dar yerbas y reza mientras me limpiaba el “aura”. Yo no sabía nada de eso. Más encima la señora no me cobraba. Gracias a ella me curé. 

– Pero catorce años después recayó, ¿por qué? 

– Sí. Nuevamente vi sufrir mucho a mi padre. No podía soportarlo y lloraba en las noches. Recién había tenido a mi tercera hija y se me había cortado la leche. Comencé a sentir los mismos dolores y fui a ver a la misma señora que me había atendido cuando chica pero ella ya no trabajaba curando gente. Fui a ver a los doctores y comencé a tomar Cortisona. Al principio me sentía bien, pero con el tiempo sufrí dolores muy fuertes. También me daban diez aspirinas diarias y pastillas para dormir y despertar. Un desastre. Fueron cuatro años de enfermedad. 

– ¿Cómo se mejoró? 

– Mi hermana me dijo que fuera a ver a Rafael Lezaeta, hijo del naturópata y doctor Manuel Lezaeta Acharán. Él trabajaba en la Villa de Vida Natural, que es un lugar donde la gente se mejora a base de tratamientos naturales. Cuando lo vi le pregunté si me podía mejorar. El me miró y me dijo “yo creo que sí pues estás joven aún. Pero tienes que internarte en la Villa ya que en la casa hay muchas preocupaciones y puede que no te mejores”. Seguí sus consejos y decidí botar todos los remedios que los doctores me habían dado. 

– ¿No tuvo miedo de sentir nuevamente los dolores? 

– No, para nada. Eso sí, sentí muchos (dolores) al principio, muy fuertes. Según el Sr. Lezaeta, esto era parte de la “crisis de curación”. Pero yo entendía. Estaba llegando al final, sentía que me moría. En la Villa me hacían frotaciones de agua fría junto a otras similares de ortiga, después me acostaba durante 15 minutos y sentía como la sangre me recorría por el cuerpo. Lo que mas me gustó fueron los baños de vapor. Por otra parte, mi alimentación cambió completamente. En las mañanas desayunaba 3 naranjas y el resto del día comía solo frutas y verduras crudas, durante tres meses. Al principio no conocía el sistema. Con el tiempo comencé a leer libros, como “La Medicina Natural al Alcance de Todos” de (Manuel) Lezaeta, y las mismas enfermeras que trabajaban en la villa me explicaban lo que no entendía. Nunca me arrepentí, lo encontraba fantástico. Una noche no aguante el dolor, sentí que me estaba muriendo y les pedí a las enfermeras que me pusieran morfina. Pero ellas me lo negaron y me pusieron unas compresas calientes de pasto miel. Fueron 3 compresas seguidas. Después de la última me quedé dormida. Fantástico. Fui por diez días y me quedé un mes. Gracias a eso me mejoré. 

– … Y nunca más sintió los dolores. 

– No. Lamentablemente, cuatro meses después, cuando nos fuimos a vivir a Canadá con mi marido, el trabajo no era bastante bueno y la frustración fue grande. Tuve que volver a chile antes de lo previsto. Pero ya sabía como mejorarme así que no fue tan complicado como las veces anteriores. 

– ¿Dice que nunca más tuvo que ver a un doctor? 

– Nunca más. Eso también quiere decir que nunca más volví a ser la de antes. Mi alimentación era distinta y mi modo de ver las cosas también. Cuando uno no puede arreglar algo, se frustra. Yo me enfermé por eso y comprendí que había ciertas cosas que tenía que dejar pasar, los problemas personales, familiares, etc. Luego leí sobre el doctor Hammer. Él dice que las enfermedades vienen porque uno guarda una pena muy grande.  

– Hoy en día usted trabaja enseñando lo que una vez le salvó la vida, lo que aprendió cuando estaba al final y curando a la gente con medicina natural. Cuando la gente llega a atenderse con usted, ¿también llega “al final”?    

– No, no todos. Generalmente la gente viene por que no puede curarse con la medicina clínica, como me pasó a mí. Pero nunca he visto a alguien que esté a punto de morir. Hoy en día parece que la gente quiere vivir (risas). 

– ¿Porque medicina natural y no medicina clínica? 

– Porque es un sistema de salud integral y también un modo de vida. La gente que me viene a ver me dice que tienen una buena alimentación. Toman leche, comen azúcar procesada, harina blanca y comen carne sin equilibrar sus comidas, cosas que para mí son nefastas. La gente no sabe por qué se enferma, cómo mejorarse. No tiene idea. 

– ¿Porque cree que nadie sabe como cuidarse? 

– A nadie le han enseñado. ¿Por qué? Porque no es negocio. Según el doctor Mathias Rath, la enfermedad es uno de los negocios más grandes del mundo, más grande que el negocio de las armas. Ahora que yo me mejoré con el naturismo, no voy al doctor, no tomo remedios, no tengo Isapres, porque no lo necesito, sé como cuidarme. Desde que soy naturista no soy un negocio para las empresas de la salud. Si todos supiesen como cuidarse no tendrían que haber industrias farmacéuticas ni tantos médicos. Solamente lo necesario en caso de emergencias. Imagínate que ahora la gente se muere por exceso de consumo de remedios o por falta de soluciones alternativas. La semana pasada una mujer me vino a ver y me dijo que estaba tomando un remedio que costaba un millón de pesos al mes. Los más ricos toman remedios más caros. Mientras que los pobres no pueden curarse porque ignoran la existencia del naturismo.  

– ¿No es el naturismo una moda más que partirá con la llegada de la siguiente? 

– No, el naturismo es para todos. Cualquier persona puede practicarlo, sólo tienes que querer. En mis cursos hay gente pobre que estudia gratuitamente para que puedan enseñarle a más gente. 

– ¿Cómo se siente por vivir esta especie de activismo en esta época de su vida? 

– Feliz. Agradecida por haberme enfermado. Fue lo que me abrió los ojos. Creo que tengo el deber de comunicar lo que sé para que la gente se mejore de una vez por todas”. 

Read Full Post »

 Malucha PintoMalucha Pinto

Malucha Pinto es una mujer tan estrafalaria como los personajes que interpreta. Luego de cargar su Nissan roja y de apariencia antigua con bencina, entró al McDonald’s de Macul con Av. Grecia con cara de perdida para la entrevista a la que accedió de buen ánimo. Viene de una grabación, acelerada pero diligente. De sus orejas colgaban dos pendientes de forma ovalada con la imagen de lo que bien podría haber sido un santo o una tía lejana, y jugueteaba con un anillo que dejaba caer adrede constantemente. Esta mujer, a estas alturas un personaje de la pantalla nacional, es una declarada activista del medioambiente y el movimiento feminista. Participa activamente de Greenpeace, escoge con cuidado sus personajes y las obras que realiza, y le dedica gran parte de su tiempo y energías a trabajar por sus creencias. Una de sus mayores preocupaciones es divulgar el contacto con la naturaleza, el cosmos y la integridad humana, y en este afán por ser escuchada le dio a CAT una entrevista de 40 minutos. 

LOS  ORIGENES

 ¿Cómo partió tu preocupación hacia el medioambiente? 

Bueno, esto partió fruto del nacimiento de mi hijo Tomacito, que nació con una parálisis cerebral. En un principio le diagnosticaron 3 años de vida, por lo que probé con esta conexión con la naturaleza. No le di leche, investigué mucho sobre el tema, lo traté con cuidado especial, le daba juguitos de zanahoria y así hasta hoy que ya tiene 20 añitos, imagínate. Esto despertó en mi una relación con lo femenino por un lado y por otro, desde ahí, con la tierra, con nuestro sentido de pertenencia, una visión más integral de la existencia; que en el fondo no somos seres aislados, sino que somos seres pertenecientes a un sistema muy profundo y grande: las galaxias, la tierra, las montañas, los árboles, los humanos, los insectos, en fin. Todo como una sola cosa. Él es una persona que no se maneja en el mundo de la razón, para decirlo de algún modo, en el mundo de lo “objetivo”. Para poder comunicarme con el Tomi tenía que abrirme a otros espacios de comunicación, tenía que abrirme a nuevas percepciones, que uno tiene completamente dormidas, en las relaciones con los de más, como las sensaciones, la intuición, la mirada, estar muy atento a lo corporal, lo expresivo, que comunican estados de ánimo o pensamientos. 

 Cuando te trasladas a la comunidad ecológica, ¿Tiene alguna relación con lo anterior? 

Cuando nació el Tomi, me cambie primero a vivir a la Reina, muy arriba. Ahí empecé a tener una huerta, era un lugar lleno de árboles. Después de eso me cambie a la comunidad, donde ya llevo 11 años viviendo. 

 ¿Cómo nace esto de la comunidad ecológica? 

Los primeros en venir a vivir aquí a la comunidad, los fundadores, por llamarlos de algún modo, se vienen en plena dictadura, en una búsqueda y una necesidad por un lado de protección, de cuidarse los unos a los otros, de protegerse del sistema dictatorial y de la persecución política. También buscaban generar una vida alternativa, vida humana, con amistades, vecinos, una vida donde los problemas se resuelvan en forma solidaria y colectiva, algo que estaba completamente perdido en tiempos de la dictadura. Piensa que hasta los niños se criaban en grupos, todo era en base a la colectividad y solidaridad. 

 ¿Es un tema ecológico el rechazo a la dictadura? 

¡Por supuesto que si! O sea, finalmente el que un ser humano viva y se desarrolle en un clima humano también son derechos humanos, forma parte de nuestros derechos; tal vez de una manera mucho más invisible, si tú quieres, pero el tener un medio ambiente sano, vivir en una tierra que esté sana, es un derecho humano, un derecho político, por el cual tenemos que pelear todos, dado que forma parte de nuestra posibilidad de desarrollarnos en la máxima expresión como persona humanas. 

 Con la llegada de la democracia, ¿cómo crees que se ha tratado al medio ambiente? ¿Cómo han sido las políticas de la concertación?   

Creo que por lo menos el tema se ha instalado. Está en nosotros, por distintas vías. Hay ahora un ministerio, ha habido encargados del tema medioambiental, pero por otro lado,  todas estas instancias, gestiones y compromisos por parte del gobierno de al concertación se han visto opacadas. Distintos dirigentes y lideres medio ambientalistas han llevado el tema pero aun así la concertación, debido al sistema económico que ha llevado a cabo, ha abierto las puertas a diferentes transnacionales que han destruido el medio ambiente. Pero claro, para ellos esto no es tan importante, por que por otro lado dejan divisas y empleos para el país. 

 Anteriormente mencionas que te reencuentras con lo femenino ¿Qué relación tiene lo femenino, o la mujer en especial con la tierra? 

Si uno lo analiza, eso esta determinado por nuestros inicios. Los hombres salían a cazar, donde el objetivo final era el mamut. Pasaban horas en silencio con su lanza y los sentidos alerta, siempre atentos al peligro, a la única señal que era el mamut. En cambio las mujeres se quedaban en la cueva, prendían su fueguito, estaban ahí unas con otras. Existía conversación de sus intereses y necesidades, pendientes del niño, que no se apague el fuego, en sí, se quedaban copuchando -lanza una pequeña carcajada de complicidad-. Ellas eran  recolectoras además y estaban muy alerta a qué era esa planta, para qué te puede servir. En fin; siempre muy atentas a la tierra, con distintos focos de atención y yo creo que todo eso nos determina cerebralmente a estar ligadas a la tierra. Los ciclos, las estaciones, el increíble poder sanador que tiene la tierra, simplemente contemplar su belleza ya es una instancia de conciliación consigo mismo. Si los gobiernos dieran la instancia de que toda la población a alguna hora se diera vuelta a  contemplar la naturaleza, y alguien te pudiera guiar en eso, sentarte a mirar la montaña y sentir el viento moviendo las hojas de los árboles, sintiéndote parte de todo, eso es restaurador de relaciones, levantador de ánimo, de la esperanza, del bienestar de tu cuerpo. 

  ¿Qué opinas del hecho que Al Gore, quien se ha dedicado a dar charlas defendiendo al medio ambiente, tenga acciones en Barrick Gold, la misma minera a cargo del proyecto Pascualama? 

Bueno… Lo encuentro terrible, cerdo, decepcionante, una frescura e incoherencia de su persona. Pero de lo cerdo hay que sacar lo bueno. Al Gore viaja por el mundo dando todas estas conferencias y tiene mucha incidencia. Él ha instalado el tema con mucha fuerza, legitimando el tema frente a gente que jamás lo haría si es que “Malucha Pinto dice no se qué” -lanza una carcajada ancha- ¿Cachay? Entonces desde esa perspectiva, valoro que él lo haga. Ahora ¿Cuál será su intención final? Es obvio, lobby, imagen pública o posicionarse. 

LA NECESIDAD DE UN CAMBIO 

Según tú ¿Cuál sería la solución a los problemas medioambientales de nuestro país?

 Bueno, uno de los puntos, que por cierto es muy difícil de transformar porque está muy legitimado en este momento, es el sistema económico depredador en que el país esta metido. Depredador del ser humano, de la tierra y el cosmos. Este sistema apoya la teoría de que los seres humanos somos langostas y llegamos a la tierra a destruirla, porque es un sistema que no vela, no estimula, no permite conciencia  ni crea instancias en las cuales el ser humano pueda verse a sí mismo como parte de una comunidad o  totalidad. Una unidad en que yo soy tú y tú eres un yo que se puso afuera, y yo soy el árbol, y la tierra, el insecto, los planetas ¿Me entiendes? Eso no existe en el sistema que estamos abrazando, que además de económico es a la vez filosófico, político y social.Finalmente el sistema económico va a terminar por destruirnos, porque hay una ecología humana que no está siendo respetada ni cuidada. 

 ¿Crees posible este cambio? 

O sea, si no tuviera convicción no lucharía por esto, me suicido no más. No sé si yo voy a ver el cambio, pero creo que todos nosotros deberíamos tener conciencia. Uno de los peores errores es decir que éste es tan enorme que no se puede hacer nada. Todo lo que podamos hacer, hasta el pequeño gesto de cuidar el agua en tu casa, apagar las luces, conversar el tema, finalmente ayuda.Quienes estamos en el mundo de la creatividad o el arte podemos contribuir haciendo obras que concienticen o propongan soluciones para el tema, que conecten a la gente con la necesidad de un cambio. Los periodistas podrían tratar el tema con más miras, pero el hecho que ya se muestre una nota, está ayudando. 

 ¿Cómo ves el tratamiento del tema en  los principales medios de comunicación? 

Vergonzoso.  Apenas es tratado el tema, y si lo es, es con poca profundidad y muchas veces lo hacen sólo cuando pueden sacar algún escándalo político de eso o hay intereses de por medio. Son muy pocas las veces que se toma de verdad en cuenta al medio ambiente en los medios. 

Trasladémoslos a la contingencia, ¿Qué opinas del proyecto Pascualama? 

 Realmente un crimen, una pena y una vergüenza. El tema está pactado desde hace mucho tiempo, creo que incluso antes de este gobierno. Desde antes que ocurrieran las manifestaciones en su contra, el tema ya tenía puerto. Por más que se sepa lo malo que es para la naturaleza y el sector, al parecer no tiene vuelta atrás. Me parece increíble, porque  ha habido mucho movimiento ciudadano en contra de Pascualama, esta vez la gente no calló. Es por eso que necesitamos una ciudadanía despierta, exigiendo conocer qué proyectos  se están negociando, que se den cuenta que Chile va a seguir acogiendo proyectos depredadores. 

 ¿Y con respecto a las hidroeléctricas en Aisén? 

Todo es parte de lo mismo. 

“HAY QUE TENER VERDADERA CONCIENCIA”

 ¿Qué le dirías a el pueblo chileno?  

Conciencia, hay que tener verdadera conciencia. Además hay que informarse, la ignorancia no es una excusa; la información está en todas partes. En Internet está toda la información que quieras sobre el medioambiente. Desde esa información hay que actuar, pensando en uno, los hijos, nietos y pensando en la humanidad entera. Es una ilusión que lo que le pase al otro no me  influye, porque lo que le pasa a el otro o lo que le pasa a todos nos influye absolutamente, todos los días y en cada minuto. No hay salvación personal aquí; o nos salvamos todos o no se salva nadie. Esa conciencia es la que hay que instalar, no corresponde el individualismo, no es real. 

 ¿Y sobre la clase política qué opinas? 

Si están en la situación de conducción de un país, debe apuntar hacia la protección del medio ambiente, de lo nuestro. Generar medios de comunicación, instancias, iniciativas que contribuyan a despertar y conectar a los humanos con su alma, por que en ese espacio más profundo de cada uno está la sabiduría, las ganas y el anhelo ser parte de ese todo. Puede parecer muy hippie lo que estoy diciendo, pero esto se traduce completamente en políticas públicas.

  Desde tú plataforma de actriz ¿Cómo puedes ayudar tú y tu entorno? 

Los artistas viven con esa inquietud, están despiertos. Lo veo en mis colegas, siempre  enfocados en lo oscuro, en lo que no hay, en lo atroz que es todo. Podemos mover gente y ayudar a tomar conciencia, no siendo solo un rostro si no que tomando cartas en el asunto y a defender lo que se cree. No dejar que la gente se calle ante este gran demonio, este demonio que hace pensar a muchos que es invencible, tomar lo bueno que se ha hecho y partir desde ahí. Quedarse con lo positivo que ha hecho Al Gore, quedarse con al posibilidad que se abre al tener un ministerio del medio ambiente. 

 ¿Cómo ves a Chile comparado con el resto de al región? 

No sé. Solo sé que aquí ha habido millones de proyectos siniestros, el tema de de Valdivia, lo de la celulosa que además hay en otras partes también, Pascualama, las represas.No sé comos será en otras partes, no estoy informada, pero aquí han pasado cosas siniestras, están pasando cosas tremendas. Ahora viene toda la discusión de la energía nuclear, algo que obviamente me opongo. Hay que luchar, hay que armar. Así como la ciudadanía se alzó  contra de Pinochet hay que alzarse por el medioambiente, por que digan lo que digan, a Pinochet lo botó la gente organizada. No fueron los partidos, ni los líderes, estos después se suben y hacen cargo de un movimiento incontenible, pero la gente lo armó, por que teníamos conciencia, nos dolía. Por eso uno salía a caceroliar, por eso uno hacia obras de teatro y por eso se hizo todo lo que se hizo. Tenemos que lograr sembrar la conciencia de que el tema del cuidado de la tierra y el medioambiente es tan importante para nuestra vida y tan peligroso como la dictadura de Pinochet. La ciudadanía se tiene que manifestar, movilizar y parar este tipo de cosas y exigir que se transparente, por ejemplo. Ser humanos activos preocupados del bien estar, no solo del mío propio, sino que también del de todos, por que finalmente el de todos redunda en el mió propio. Eso es lo que no hemos entendido y eso es lo que ha hecho este sistema (económico), la ilusión de que yo sola aquí me puedo salvar, la de que si yo compito arto, te cago arto y voy así en esta carrera, voy a lograr tener mis cositas y chao, que se muera el resto. Pero eso no es así.

Read Full Post »