Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Reportierra’ Category

Por Manuel Toledo-Campos 

Hidroaysén y sus principales accionistas defienden la vialidad de la instalación de centrales hidroeléctricas en la Patagonia chilena como una necesidad para el desarrollo del país.

La aprobación del proyecto propuesto por Hidroaysén para la construcción de cinco centrales hidroeléctricas en la Patagonia chilena, región de Aysén, ha suscitado múltiples reacciones. Tanto a favor como en contra. Algunos a favor del desarrollo. Otros a favor de un patrimonio natural único en el mundo. Lo que queda de manifiesto es que nadie queda indiferente ante este tema.

Las represas inundarían vastos territorios, le quitarán una gran tajada a la belleza de aquellos lares. Este es el punto de vista de la empresa Hidroaysén y algunos de sus constituyentes al respecto de estas posibles consecuencias y el rol del proyecto, tanto para hacer bien como para hacer mal.

QUÉ ES HIDROAYSÉN

Hidroaysén es una empresa que se creó sólo para dar cumplimiento al proyecto en la Patagonia. Sus principales accionistas son COLBUN (31%) y ENDESA (49%). “Era necesario que una empresa aunara esfuerzos para llevar a cabo tal labor”, explica Leonidas Vial, miembro del directorio de Endesa Chile.

La compañía se instaló en Coihaique. Así, “la empresa da a conocer a la comunidad los beneficios que le traerá la concreción del proyecto”, según dice la jefa de Comunicaciones de la empresa en Santiago, Fanny Peralta. Hidroaysén posee una oficina en Santiago Centro, pero en ésta sólo se dan labores administrativas y de difusión.

Si el proyecto cumple todas las exigencias de parte de la CONAMA, Hidroaysén se encargará de la construcción y mantención de las represas.

LA VISIÓN DE ENDESA

Endesa es una empresa de capitales españoles, que compró su símil chileno, Endesa Chile (Empresa Nacional de Electricidad S.A.). También compró Enersis, otra empresa del rubro energético. Tras esas transacciones, tomó control de una parte mayoritaria de la energía eléctrica en Chile. Por lo mismo, no es extraño que se encuentre detrás del proyecto más conflictivo del último tiempo, como son las represas en Aysén.

Cable A Tierra consiguió que Leonidas Vial, miembro del directorio de Endesa, hablara del rol de la multinacional en la construcción de represas en la Patagonia.

¿Por qué Endesa se involucra en un proyecto que incluso podría dañar la imagen de la empresa?

Porque es un proyecto muy importante para el país. Es necesario paliar la falta de fuentes energéticas que actualmente se nota con fuerza, pero que en el futuro puede ser un gran problema.

Pero, ¿Cómo avala que haya tal problema? Hasta el momento no hay escasez de energía.

Lo que pasa es que el país está bien planificado para enfrentar situaciones difíciles, como los cortes del gas natural argentino o un déficit en la cantidad de lluvias durante un invierno, pero si esos problemas se vuelven en constantes ahí sí que Chile se encontrará con una gran crisis. Como dice el dicho, “más vale prevenir que reparar”. 

La gente de la Patagonia se encuentra prácticamente dividida por el tema. Unos están de acuerdo y otros en contra de las represas. ¿Cree que eso le hace bien a una comunidad?

Es que lo que le hace bien a una comunidad es su desarrollo, es la posibilidad de crecer, es un mejor futuro y una mejor integración. Estos conflictos son normales cuando una localidad se enfrenta ante un proyecto de esta envergadura. 

¿Qué le puede responder a los ecologistas, quienes dicen que el daño a la Patagonia será irreparable?

Yo los dejaría tranquilos diciendo que, si bien ese daño es irreparable, éste tiene razón de ser. Por el desarrollo de la región de Aysén. Por la mayor libertad energética de Chile. Todo eso tiene un costo, que si es puesto en una balanza, se notará que es poco. Esta es energía que irá, innegablemente desde la Patagonia hacia el país. Hay más beneficios que perjuicios, y eso es algo que no se puede negar. 

¿Y si alguien se lo niega?

Entonces deberá demostrar que el proyecto es tan malo como dicen. Eso es algo que creo que será muy difícil de hacer. 

LA PERSPECTIVA DEL HÍBRIDO         

Fanny Peralta es jefa de Comunicaciones de Hidroaysén en Santiago. Ella presenta el punto de vista de esa empresa híbrida que es Hidroaysén. 

¿Qué es Hidroaysén, según tú?

Es lo que es. Una empresa con compromiso con el medio ambiente y el desarrollo del país. Una empresa con un objetivo prefijado, en la cual unieron fuerzas los dos principales grupos eléctricos de Chile. Una empresa con la seriedad necesaria para afrontar tal desafío, con la responsabilidad y respeto por la Patagonia como es este proyecto. 

Pero ¿Qué pasa con la gente que está en contra del proyecto?

Deben entender que las razones científicas y pragmáticas están con nosotros. El beneficio económico entregará un mayor bienestar a los habitantes de las comunidades aledañas. En la región de Aysén existe mucha gente aislada que verá su entorno estar más cerca de todo el resto del país. La infraestructura debe mejorar. La inyección de recursos será notoria. 

Y eso ensuciando a la Patagonia…

Pero eso se hará en una proporción mínima. Menos del 1% de los territorios de la región serán cubiertos de agua. Es muy poco considerando los beneficios. 

Pero se ensucia la Patagonia

Sí… 

Usted lo confirmó. Esa energía sería producto de un maltrato, aunque sea mínimo, de la Patagonia.

Sí, pero siempre hay un costo cuando un país quiere avanzar. Si necesitamos electricidad hay algunas opciones, como la nuclear o la térmica que contaminan la atmósfera, o la hidráulica que es más confiable y no contamina. Repito: creo que no hay que satanizar a las centrales hidroeléctricas porque sus beneficios son más que sus perjuicios.

Anuncios

Read Full Post »

 La minera aún no funciona a toda su capacidad. Por ahora está en la lucha por mantener su prestigio y el valor de sus acciones en las bolsas internacionales. Tienen el mayor yacimiento chileno de oro más grande bajo sus pies, al igual que los glaciares más importantes del valle que año a año retroceden condenando a un pueblo a vivir un futuro incierto. A continuación, una revisión al conflicto minero más importante del país, pero también uno de los conflictos medioambientales más grandes de los últimos años, donde ni el Estado y ni los empresarios se hacen responsables de los perjuicios ecológicos de la región, desde tres perspectivas distintas En el último mes, se realizaron en Santiago dos cumbres muy decidoras para el futuro de nuestro de país. La primera, la XVII Cumbre Iberoamericana, reunió a todos los presidentes y cancilleres de la región durante tres días para dialogar sobre sus proyectos de desarrollo. El lema, “la cohesión social”, reflejaba la aparente voluntad de los mandatarios por “acercar” a sus pueblos entre sí. ¿Los resultados? Nuevas declaraciones que comprometen a las naciones a tomar más conciencia sobre sus destinos, afirmación que, según el punto de vista, parece ser una amenaza para aquellos que “hablan de más”.            

Pero muy por el contrario, los pobladores del valle del Huasco no necesitaron de estas pomposas declaraciones para comunicarse con sus hermanos del valle de San Juan, Argentina. Ellos tienen un objetivo un común: la lucha en contra de laminera extractora de oro más grande del mundo: la canadiense Barrick Gold.  La Cumbre por la Amistad e Integración de los Pueblos Iberoamericanos (CAIP), realizada a comienzos de este mes, reunió a varios representantes de las comunidades indígenas de Latinoamérica y a los representantes de las localidades afectadas por el impacto ecológico de este nuevo tipo de industrias. Argentinos y chilenos compararon sus experiencias y establecieron contactos con las comunidades transandinas para cooperar con la causa a ambos lados de la cordillera, antiguo muro que parecía separa a dos naciones pero que ahora las une para luchar por sus intereses.             Ambas comunidades compro-metidas en la lucha, comparten una zona andina formada por pequeños valles alimentados por ríos proveniente de los glaciares de la montaña. Desde el lado chileno, el valle del Huasco es característico por su producción frutícola y ganadería caprina, ambas actividades directamente dependientes de una de las dos cuencas fluviales que cruzan la zona más árida del país. Han pasado varios años desde que se realizaron las primeras exploraciones sobre los glaciares para detectar el oro escondido bajo aquellos gigantes de agua. La Dirección General de Aguas, del ministerio de Obras Públicas, ha determinado que en los últimos veinticinco años, el tamaño de los glaciares ha disminuido entre un 50% y un 70%, situación preocupante para un valle que vive gracias a aquel recurso y, sobre todo, para una industria que devoraría el agua de ríos y lagunas a una proporción de trescientos litros por segundo -en contraste con los 42 litros por segundos anunciados por la empresa- según un informe de Corpwatch, ONG ambientalista de origen Estadounidense.  LA MINERA DE PIE              Una carta dirigida a la comisión de medioambiente de la cámara de diputados a principios del 2006 y firmada por la Delegación de las organizaciones del Valle del Huasco frente al proyecto Pascua Lama formada por varios concejales y miembros civiles del valle, exhortó a las autoridades a revisar las diversas falencias y mentiras que presentaba el proyecto minero. Entre las acusaciones, afirmaban que la minera había aprovechado de presentar los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) de las diferentes plantas de energía individualmente y evitar así que estas dotaran al proyecto de un carácter interregional, debiendo así acudir a instancias mayores donde el proyecto podía ser rechazado. Otros de los conflictos presentados en aquel documento fue el que trata sobre el centro logístico de la empresa. Según el tratado minero celebrado entre Chile y Argentina en 1997, cada una de las filiales de Barrick Gold en ambos países debía instalar un centro aduanero por el cual pasarían todos los productos, manos de obra y material necesario para la explotación. En aquel documento se afirma que este recinto debería contar con policía internacional y servicios de extranjería para poder introducirlos en el territorio binacional creado por la transnacional Barrick.  Pero lo paradójico de su habilitación sorprende: en primer lugar, el centro logístico, el cual debe contar con todos los servicios de emigración e inmigración, no se emplaza sobre la frontera del territorio minero, sino que ha 120 kilómetros de distancia, en el aeródromo de Vallenar. En segundo lugar, la CONAMA, junto con aceptar el nuevo EIA de la compañía en febrero del 2006, aceptó que el centro logístico se instalara sobre un terreno fiscal, parte del ministerio de Bienes Nacionales (MBN). Paradójicamente, dicho ministerio aún no ha decretado el traspaso de la propiedad a la minera. Por su parte, Barrick afirma que arrendará parte del aeródromo arreglando pistas e invirtiendo en infraestructura, declaración aún no confirmada por los actuales administradores. En tercer lugar, Barrick no emplazará las bodegas de los explosivos ni los almacenes de los químicos tóxicos en el centro logístico, sino que los acumulará en un sitio a 200 metros de una escuela básica de Vallenar, tal como acusa Luís Faura, concejal de la comuna de Alto del Carmen y miembro de la delegación formada en contra de la minera.  Aún así, parece ser que la minera aún tiene ciertas preferencias: los compromisos del gobierno con la minera se han traducido en la pavimentación y clausura de ciertos caminos a favor de la minera, además de las excepciones tributarias, al igual que en el lado argentino. Pero aún así lo más preocupante es el derecho de las aguas que viola el derecho consuetudinario, priorizando a la industria y no al consumo personal, además de evadir la ley 19.253 dictada en 1993 por el ministerio de Planificación y Cooperación que busca “la protección, fomento y desarrollo de los indígenas”.    No es menor el señalar el viaje relámpago del director de Impuestos Internos Ricardo Escobar hecho a Argentina la semana pasada para acordar definitivamente la doble tributación con su par argentino, el último punto aún no acordado por ambas partes y que retrasa la realización del proyecto.  LA NUEVA IMAGEN DE BARRICK Últimamente se han desarrollado, según la moda mundial, diversos foros sobre responsabilidad social empresarial. La semana pasada, en una de las salas del hotel Sheraton, activistas del movimiento anti-Pascua Lama interrumpieron un seminario sobre este tema dirigido a jóvenes universitarios y auspiciado por Barrick Gold. Actividades como estas comienzan a ser famosas dentro del mundo de las imágenes corporativas de las empresas.  Considerando el prontuario de desastres ecológicos y violaciones a los derechos de los pueblos sobre sus tierras (ver cuadro inferior), aún más, sin considerar los casos de represión de las fuerzas públicas que respaldan de una u otra forma a las empresas privadas, estas actividades de “purificación” parecen más bien tapar su innegable legado de desastres.  Casos como el de la forestal Arauco, la cual, luego de verse envuelta en una serie de conflictos ambientales y sociales, lanzó una publicidad que limpia y dignifica su imagen, han sido uno de los ejemplos de cómo una empresa, a través de una publicidad o de los medios de comunicaciones, pueden limpiar sus imágenes cubriendo los conflictos que han provocado en el pasado.  Actualmente, Barrick Gold ha estado invirtiendo parte de sus recursos en la promoción y mejoramiento de su imagen. Auspicia  varios foros sobre responsabilidad social empresarial y  charlas tales como la hecha por Al Gore, recientemente nombrado premio Nóbel de la Paz, en nuestro país.  Por ahora, Barrick ha comprado el centro de teletón el Copiapó y ha construido mediaguas en Tocopilla, un noble gesto de bondad que cubre su otra cara, la que explota las tierras de los huascoaltinos sin considerar sus derechos fundamentales.  Aún así, y producto de su conflictos, los activistas chilenos, el gobierno canadiense y la ONU, cada cual en su medida, le han exigido a la minera que regularice o que deje inmediatamente sus empresas. Según la periodista y cabeza del movimiento Anti- Pascua Lama en Santiago, Consuelo Infante, “el respaldo del estado les permite (a los accionistas de Barrick) mantener la especulación en la bolsa”.  Y necesitarán más que el respaldo del gobierno para mantener el valor de las acciones, puesto que, después de desembolsar mil millones de dólares más (sumados a los US $1500 invertidos anteriormente), Barrick tendrá que comenzar a producir para responder al enorme esfuerzo que se ha invertido en este proyecto.   Volviendo a la perspectiva de la comunidad, muchos de estos esfuerzos han sido inválidos y la minera aún continúa en Huasco Alto afectando directamente a los glaciares en cuestión. Ciertamente el valle no volverá a ser el mismo. La reducción de los glaciares es inevitable y la pérdida irrecuperable. Solo esperan que no tengan que dejar el valle que les ha dado la vida durante más de dos mil años, y todo gracias a la “minera responsable”.

Read Full Post »

En el país existe un déficit en la generación de energía. Se han barajado diferentes opciones basadas en la energía renovable o nuevas centrales hidroeléctricas. Sin embargo, se ha dejado fuera a la energía nuclear. Éste es el debate pendiente.

energia-nuclear.jpg

 

 

A Chile no le sobra la energía. No es falta de ganas, sino que un problema que demuestra la dependencia hacia otros países e insumos. Pese a ese panorama, no se buscan nuevas fuentes energéticas, tales como la energía eólica o la energía nuclear. No se plantea la necesidad de que se realicen estudios de impacto ambiental para validar como opción futura alguna de esas energías. La consideración de todas las opciones no es opción.

Se recurren a los mismos métodos que existen en la actualidad, tales como centrales hidroeléctricas o termoeléctricas. No obstante, ambos tipos de centrales eléctricas poseen un gran impacto en el medio ambiente. Las termoeléctricas contaminan la atmósfera. Las hidroeléctricas cubren vastas extensiones de territorio con agua, afectando al ecosistema. Este último es el problema en la Región de Aysén. Y no se ven otras iniciativas.

La energía nuclear

Esta energía es definida como la fuerza que emiten los átomos al dividirse o al fusionarse a otros. De esta manera, los reactores nucleares aglutinan reacciones como aquella. Para eso se necesitan elementos radioactivos como el Uranio o el Plutonio.

Algunas de las razones a favor son la nula emisión de gases que fomenten el efecto invernadero, como el CO2, o los CFC´s (Cloroflorocarbonos). También la energía nuclear posee desechos bajos en volumen. Esos residuos representan el 1% de los remanentes en los países industrializados que poseen centrales nucleares. Además, es la única energía que considera dentro de sus recursos un ítem para embalaje y cuidado con los residuos.

Mientras tanto, los argumentos en contra refieren a la seguridad del entorno y del medio ambiente. Casos como el de Chernobyl en Ucrania demuestran el riesgo de accidentes en las centrales nucleares. Esos problemas pueden afectar a la población y a los ecosistemas.

En Chernobyl murieron 41 personas y más de 20 Km2 quedaron contaminados de radiación, sin posibilidades de ser habitados o cultivados hasta la actualidad. Además, están los peligros de radiación para quienes trabajan en las plantas de energía nuclear, o la población común próxima a aquel tipo de accidentes radiactivos. Por su parte, los desechos nucleares son dañinos para los seres vivientes en la biósfera. Y esos residuos deben ser dejados en áreas protegidas, y los costes en mantención son tan elevados que el Estado debe encargarse de eso.

La situación en Chile

El tema nuclear es evitado por los principales conglomerados políticos. Una de las conclusiones del Congreso Ideológico de la Democracia Cristiana fue, explícitamente, “el rechazo a la energía nuclear en Chile, en cualquier modo”.

Mientras tanto, el resto de los partidos con representación en el parlamento prefieren evitar el diálogo respecto al tema. Por ejemplo, la Unión Demócrata Independiente y el Partido Radical prefirieron no dar declaraciones a Alerce. Renovación Nacional, a través de su Secretaria General Lily Pérez, dijo que la energía nuclear “todavía no es parte del debate interno del partido, debido a que estamos preocupados de leyes con carácter de urgencia como la General de Educación”. En síntesis, los partidos políticos más relevantes no tienen interés en fomentar el uso de la energía nuclear, ni tampoco en discutir acerca del tema. Ni a favor, ni en contra.

Los ecologistas están en la postura del rechazo total a las centrales nucleares. Sara Larraín, ex candidata presidencial y activista ecológica parte de Chilesustentable, dice que la vulnerabilidad energética “muestra con claridad los errores y falencias en la política energética de las últimas décadas”. Esa es la posición preponderante en diferentes ONG´s y activistas ecológicos, quienes son más cercanos a ideas que lleven al país al Desarrollo Sustentable, a través de fuentes renovables.

El mundo empresarial no ha evaluado el tema, puesto que la misma desidia de los políticos al respecto no les da bases para involucrarse en tales proyectos. Una fuente de Empresas COPEC, quien prefirió no identificarse, dice que “en el holding el tema no es relevante porque, ¿Qué pasa si hacemos los estudios ambientales y después no hay legalidad? Sería plata botada”.

En el Gobierno la idea es dar a conocer la energía nuclear. Existe la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN), encargada de difundir, investigar y colaborar en la enseñanza acerca de aquel tipo de energía. Rosamel Muñoz, jefe de difusión de la Comisión, dice que “es lamentable la posición de los partidos políticos. Ni siquiera piensan en estudiar la propuesta”.

Otra comisión que está operando es la de Innovación y Desarrollo Tecnológico. Pese a que incluye la búsqueda de nuevas fuentes energéticas, al cierre de esta edición no existían documentos concluyentes acerca de aquellas fuentes renovables. Ni la energía eólica o la solar son consideradas como parte de planes país. Sólo se entregan cifras de esos tipos de energía. Y la energía nuclear ni se menciona.

En el resto del mundo

Según fuentes oficiales entregadas desde los distintos países, la energía eléctrica de origen nuclear representó el año 2006 el 17% del total mundial. Existen 435 reactores nucleares en funcionamiento. Éstos se ubican en 31 países en los cinco continentes.

En países europeos la dependencia es grande. El ejemplo de Francia es arquetípico. La energía nuclear le entrega el 78% de la electricidad al país galo. Así, también se pueden mencionar ejemplos como Lituania (69,2%), Bélgica (58,1%), Eslovaquia (57,2%) y Suecia (48%). Esos países dependen en su mayoría de la energía nuclear.

Javier Ruig, director de la división de seguridad de la energía nuclear de la Agencia de Energía Nuclear de la OECD, dijo a través de El Mercurio que “en la situación de carencia de energía que existe no se debe descartar ningún tipo de energía y deben usarse todas las disponibles”. Ese pensamiento encuentra sus bases en lo tangible de la carencia energética.

Según lo dicho por el experto, la sismicidad de un territorio “no es impedimento para que se instalen centrales nucleares, ya que existen en Japón (50 plantas) o en California”, sólo cambiarían las exigencias de seguridad hacia los constructores y operadores de la planta.

Sin embargo, en lo que se concuerda es que en ningún lugar del mundo existen los acuerdos políticos necesarios para el control y gestión de los residuos nucleares. Algunos hablan de minas a gran profundidad y en sitios estables. Otros dicen que las centrales se deben hacer cargo.

La energía nuclear en el mundo sigue tratados que reglamentan la supervisión y control de ésta. Esos acuerdos son parte de lo estipulado por el Organismo Internacional de Energía Atómica, cuya sede se encuentra en la ciudad de Viena, Austria.

Read Full Post »

Celulosa Arauco

Los pueblos perdidos de Arauco.

La mayoría de estos pueblos surgieron como pequeñas aldeas cuya economía giraba en torno a explotar sus recursos naturales. Hoy dependen directamente de Forestal Arauco y cualquier cambio en ella les afecta. Todos ellos cuelgan de un hilo muy delgado y lo están royendo cada vez más.

Cuando se habla de un país se quieren usar grandes adjetivos. Se le quiere describir como una nación desarrollada, exitosa y en constante crecimiento; con exportaciones cada vez mayores y masivas. Como muchas otras en Chile, la provincia de Arauco concentra una serie de pequeños pueblos cuyos habitantes son el cuerpo motor de esta economía y su desarrollo, y sin la industria forestal no tendrían mayor sustento.

Ubicada al poniente de la Cordillera de Nahuelbuta, en la VIII región, la provincia está formada por pueblos pequeños como Arauco, Curanilahue, Los Álamos o Contulmo. La mayoría trabaja en la industria maderera, ya sea forestando o produciendo en base a ella. Las Regiones del Maule, Bío-Bío y La Araucanía concentran el 54% del total de explotaciones agropecuarias y forestales del país.

Las napas subterráneas de la región del Bío-Bío contienen reservas de aguas minerales que propician el crecimiento rápido del pino radiata, el principal forestado, sin embargo éste trae consigo hongos que consumen de sobremanera estas reservas hídricas y erosiona los suelos, imposibilitando su regeneración a curso natural.

Forestal Arauco, la mayor empleadora del rubro, representa hoy el 90% de los puestos de trabajo de la provincia. Cuando comenzó el proyecto de la construcción de la Planta Arauco, en 1968, la economía rural era principalmente vestigios de minería y agricultura. En ese entonces, el proyecto se perfilaba como una gran oportunidad laboral y una fuente de ingresos sin precedentes para el sector, lo que efectivamente condujo la zona al crecimiento y expansión, ligados siempre a los recursos forestales.La exportación de materias primas y venta de nuestros recursos naturales es parte esencial de la economía chilena. Celulosa Arauco obtuvo el año pasado sobre 2 mil millones de dólares en utilidades. Sólo el primer trimestre de este año, según la Superintendencia de Valores y Seguros, obtuvo 164,87 millones de dólares, líquido. Eso es dinero para muchos bolsillos, la empresa y el país, pero no hay mucho destinado al cuidado del ambiente ni sus trabajadores.

Las variables

Los ingresos de estas empresas están directamente ligados a los precios de los materiales y de su exportación; si ésta relación no es favorable, ninguna empresa seguirá funcionando. Lamentablemente en el último período, la crisis inmobiliaria estadounidense afectó de modo directo las ventas de aserraderos, plantas de remanufacturas y paneles, pues con la gran baja del precio del dólar, las ventas también bajaron. En los Estados Unidos se cerraron en octubre 59 aserraderos y 12 plantas de paneles. Forestal Arauco le otorgó “vacaciones colectivas e indefinidas” a gran mayoría de sus trabajadores para no sufrir pérdidas. Los aserraderos de La Araucana y El Colorado, ambos en la provincia de Arauco, fueron cerrados y los aserraderos de Valdivia y Cholguán, al sur del país, enfrentan condiciones similares.

El Colorado es un aserradero de alta producción (aproximadamente 23.000 m³/mes a dos turnos). Constituye la principal fuente laboral para la comuna de Curanilahue y sus alrededores. Su cierre deja sin empleo a cientos de trabajadores que deberán buscar un nuevo sustento, o arriesgarse a la tala artesana e ilegal. Roberto Bravo, el primer empresario a la cabeza del aserradero, asegura que al echarlo a andar veía el establecimiento como “una oportunidad para la provincia en tanto que proporcionaba nuevas formas de desarrollo laboral y social”. Sin embargo más de 300 personas quedarán desempleadas durante la próxima temporada como consecuencia de la baja del dólar.

Sólo en Arauco y Curanilahue, VIII región, Celulosa Arauco emplea a 3.125 y 2.608 personas respectivamente, de un total de 8.861, es decir al 65 % del personal de toda la industria, quienes dependen en forma directa de la explotación forestal.


 

Una senda difusa

En los bosques es simple. Los senderos están delineados firmemente y  los árboles están marcados. Es imposible perder el rumbo, se sabe bien qué árbol talar y qué senda seguir. Desafortunadamente en un plano ambientalista y moral esto no es tan así; el camino es difuso. Es difícil ver la línea que separa el sustento de miles de personas del daño que se le hace a nuestro planeta con estas explotaciones. La relación es complicada, y ninguno de los hombres que salen cada mañana a laborar entre el sonido de las pocas aves que se atreven a anidar ahí y el de las motosierras lacerando el bosque, tiene realmente las intenciones ni nociones del daño que hacen. Para casi todos ellos no hay otra posibilidad de trabajo más que estos medios que extinguen sus propios recursos.

La provincia de Arauco no cuenta con tantas inversiones ni fuentes laborales, y el trabajo forestal es la única constante a la cual aferrarse en busca de sustento. El resto del país tiende a imaginarla como una zona conflictiva, lo que la envuelve en un círculo vicioso. Las grandes inversiones que se van a instalar ocasionalmente aparecen como una salvación, pero sólo generan mano de obra en cortos plazos; y luego, ¿Qué?

Las soluciones a estas problemáticas son tan borrosas e inciertas que la provincia parece condenada a ahogarse en la frustración e impotencia de su situación. Sus condiciones laborales no son óptimas, pero están atados de manos. Cada año son varios los que mueren en accidentes en faenas, y si bien el asesinato de Rodrigo Cisternas afuera de la Planta Horcones en mayo de este año difiere de la mayoría de los accidentes laborales, es de igual modo un hombre luchando por su trabajo.

Arauco Inc.

Forestal Arauco cambió radicalmente el modo de vida de estas tierras.  Arrasó con los bosques nativos de donde su gente sacaba avellanas, dihueñes y piñones. Espantó al león de Nahuelbuta y al pudú; contaminó el mar con los residuos de la celulosa y perjudicó la pesca artesanal. Hoy, hasta el Lago Lanalhue está siendo contaminado por los desechos, y el aire está plagado del nauseabundo olor de la trementina de la celulosa.

Hoy, Forestal Arauco celebra sus 40 años de vida y acaba de lanzar a finales de octubre una nueva campaña publicitaria para limpiar su imagen últimamente cuestionada. Se muestra a sí misma como “una empresa chilena, grande y compleja, moderna e inteligente”, según su propia descripción de la campaña en su sitio web. Convirtiendo a la provincia en una mera marca de planchas de trupán y celulosa, la empresa tiene a la provincia entera a su disposición.

Eso no es progreso. Al menos no el que espera la gente que habita la zona. Cada   día, desde la madrugada hasta el anochecer van y vienen buses repartiendo hombres cansados entre los pueblos, esperando la oportunidad de cambiar el esquema, y ver algo más que cerros cordilleranos reforestados y enormes cañerías vomitando espuma sobre el océano y matando especies.

Pueblos como Curanilahue, Los Álamos o Arauco continuarán dependiendo de sus recursos. En estos momentos se realizan exploraciones en búsqueda de gas en los pirquenes y minas cerradas. De encontrarse, se abrirán nuevas industrias y habrá más empleo, pero ¿y qué sucederá con la ecología de la zona? El círculo vicioso y gastado que envuelve un grupo de personas sin una gama de mayores posibilidades para vivir, parece continuar.

En septiembre de 2008, Chile será sede de la discusión del texto definitivo de la Norma ISO 26000 en Responsabilidad Social, en una reunión que convoca a 350 expertos de 52 países con el fin de llegar a legislaciones definitorias sobre la responsabilidad empresarial para con el ambiente en estos asuntos.

Read Full Post »

Las Otras Torres

Los días de tranquilidad podrían estar contados para el parque nacional Torres del Paine si es que se concreta la instalación de una antena de telefonía celular, de 36 metros de altura, por parte de la empresa ENTEL PCS.

A finales del año 2005, la compañía de telefonía celular, ENTEL PCS, propuso a la intendencia regional dotar al parque nacional Torres del Paine -ubicado en la provincia de Última Esperanza en la XII región de Magallanes- de telefonía celular. La propuesta aun no llega a puerto fijo.

El proyecto contempla la instalación de una antena metálica, de 36 metros de altura, que permitiría  el uso de teléfonos celulares al interior del parque.La propuesta de  ENTEL PCS ha estado sometida a evaluación por parte de la Corporación Regional del Medio Ambiente de Magallanes (COREMA), durante todo este periodo. Los aspectos evaluados son, principalmente, los beneficios que esta antena podría tener y, por otro lado, las consecuencias que podría generar en el medio ambiente.

Esta nueva torre podría ser visible desde varios puntos del parque, rompiendo abruptamente la armonía del paisaje. Por otra parte, podría generar daños de carácter ecológico, cultural y arqueológico, además de los posibles impactos sobre la flora y fauna, la que se vería expuesta a las radiaciones de los celulares.

El proyecto generó inmediatamente descontento en la ciudadanía y en algunos grupos ecológicos como Greenpeace, los que catalogaron el proyecto como una severa amenaza para el medio ambiente. Además, lo consideran parte de una simple estrategia publicitaria, ya que, de concretarse la propuesta, Entel podrá publicitar su marca como la única empresa telefónica en el parque más austral del país. Siguiendo el mismo esquema que antes utilizó con su llegada a Isla de Pascua.

En un comunicado de prensa, Rodrigo Herrera, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace, señaló que el proyecto es “una grave amenaza para la salud de los visitantes y de los animales de la zona” y además critico que “es un proyecto que en su origen y discusión se hizo sin la participación ciudadana”.

Al parecer, no existe un consenso general en la población, ya que existen algunos grupos que ven la medida como algo muy auspicioso para el turismo y la seguridad en el parque nacional. Muchos excursionistas se han extraviado tal como el caso de Marcelo Díaz Magri, desaparecido el 23 de agosto de este año en el cerro Chacabuco junto a su amigo Carlos Ortiz. En esta línea, Julio Magrí, primo de una de las victimas declaró que “este proyecto sería un gran avance en materias de seguridad en el parque, ya que seguramente si existiera señal para los aparatos móviles podríamos haber encontrado a mi primo o saber algo de su paradero, también se podría haber actuado antes, en el año 2005, cuando se desató el incendio“.

Mientras tanto, Raúl Domínguez, experto en telecomunicaciones de la empresa Telefónica, aclaró que “no existen estudios científicos que comprueben el daño que pueda generar una antena de telefonía celular, pero es evidente que rompería con los esquemas de un parque nacional, donde la gente se va a relajar, desconectar y entrar en contacto con la naturaleza“.

Por su parte, Herrera señaló que “no nos oponemos a que exista una red de telecomunicaciones al interior del parque. Pero hay opciones para hacerlo sin afectar la riqueza natural”. Además, el activista recordó que actualmente operan en el parque sistemas comunicacionales como los radioteléfonos portátiles de banda VHF y los refugios de los diferentes campamentos están equipados con sistemas informáticos de telefonía IP (Protocolos de Internet).

La solución

Este año surgió un nuevo proyecto, el cual no estaría en manos de ninguna compañía de telecomunicaciones, sino en las de la Corporación Nacional Forestal (CONAF). La iniciativa contempla dotar de Telefonía satelital e Internet al parque. Además, posibilita la instalación de paneles solares y generadores eólicos para producir energía limpia y renovable.

Juan José Romero, director regional de CONAF, declaró que la inversión podría mejorar enormemente la calidad de vida de los guarda bosques y además “daríamos un ejemplo al resto de los parques del país en la utilización de energías limpias y sustentables, mejorando la seguridad de las áreas protegidas”.

De ser aprobado, el proyecto contemplaría una inversión cercana a los 200 millones de pesos, de los cuales 90 serán destinados al área comunicacional.

La idea es implementar telefonía satelital e Internet las 24 horas del día al Paine. Para esto se deben instalar pequeñas antenas -similares a las de televisión satelital- en los puntos donde exista un guardaparques. El Internet será de uso exclusivo del personal de CONAF, y los teléfonos estarán a disposición del público, que para acceder debe comprar una tarjeta con un saldo definido.

Si este proyecto lograra establecerse, además de beneficiar el turismo en al región, dejaría contento a ambas partes involucradas en el conflicto anterior (Antenas para celulares), ya que, por un lado, se mejorará la seguridad en el parque y, por otro, se protegerá el medio ambiente.

El parque

huemul.jpg

El parque nacional Torres del Paine se encuentra ubicado en la provincia de última esperanza de la XII región de Magallanes y la Antártica Chilena, a unos 145 kilómetros de la ciudad de Puerto Natales.

Fue inaugurado el año 1959 y forma parte de una de las 11 áreas silvestres protegidas por la Corporación Nacional Forestal (CONAF).  El 28 de abril de 1978 fue declarado por la UNESCO “Reserva de la Biosfera”.

El año 2006 figuró en el segundo lugar – en un listado de 115 circuitos turistico –  de un ranking realizado por la revista National Geografic, el cual lo catalogaba como “el segundo lugar más atractivo y bello del mundo para visitar”. El primer lugar lo ocuparon los fiordos de Noruega. Este titulo no es menor, ya que en las 242.242 hectáreas que lo componen se pueden contemplar variados paisajes, como por ejemplo los 3 macizos que le dan el nombre al parque (Torres del Paine), glaciares, numerosos lagos como el Pehoe y ríos como el serrano. Además es uno de los pocos lugares de Chile donde se pueden avistar huemules, especie que se encuentra en peligro de extinción.

Cada año es visitado por más de 100.000 turistas, de los cuales cerca de un 75% son extranjeros, en su mayoría europeos. La cifra aumenta cada año.

Read Full Post »

 La economía es un área que normalmente es revisada bajo el prisma libremercadista. Esto hace que, en apariencia, a esta disciplina no le importe el medio ambiente. Sin embargo, se puede ver que los daños al medio ambiente, y las malas políticas medioambientales, también significan un alto coste económico para la sociedad. Lo cual puede ser explicado en términos generales, implicando problemas y caminos posibles.

En el mundo actual, no hay bien más escaso que las áreas verdes. El hombre daña el planeta. El planeta molesta al hombre. O sea, es un fenómeno cíclico. En términos formales, se da la degradación ambiental de origen antrópico.

            Éste es un acompañante necesario pero indeseable de los procesos de producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

Entonces, se da una dicotomía entre nivel real y nivel deseado de calidad ambiental. Se necesitan políticas públicas ambientales que modifiquen el comportamiento de los agentes económicos. Así, se deben develar los objetivos, rol de los actores y costes y beneficios de tal política ambiental. Esas políticas deben incluir, tanto al marco legal como a las normas tributarias. De ese modo, se notan los aciertos y los errores en el comportamiento de los actores públicos.

Esas reglamentaciones deben ser rentables, eficientes, justas, gratificantes, fiscalizables y éticas.

La contaminación representa una externalidad. Este concepto implica los efectos reales de un agente económico sobre el bienestar de otro agente. Esa externalidad puede ser negativa o positiva. Como diferentes empresas afectan el bienestar medioambiental de forma negativa, esa externalidad también será de ese carácter. Cuando afecta al medio ambiente, esa externalidad negativa será también ambiental.

Cuando se revisa el medio ambiente, la externalidad es relevante. Esto es porque el bienestar social es afectado de tal forma que para lograr niveles óptimos se necesita corregir las fallas en el sistema. Por ejemplo, el caso de los cisnes de cuello negro en Valdivia, afectado por los residuos de CELCO. El bienestar social debía ser regularizado, y por eso CELCO debió sufrir multas, sumarios y debió arreglar los graves daños que sus residuos hicieron en el ecosistema local.

Sin embargo, si revisamos las variantes de costes y actividad económica, se puede aseverar que la actividad industrial sólo contamina cuando emite más desechos de los que el entorno puede ser capaz de asimilar. En el ejemplo anterior, CELCO sólo habría contaminado lo que se denotó en los medios. Los elementos contaminantes eran los desechos que ensuciaban las alas de los cisnes. Quizás existen muchos desechos más, pero el sistema fue capaz de solventarlos de buena manera hasta que no pudo más y esos desechos se demostraron en efectos nefastos.

Cuando el agente económico no tiene en cuenta la externalidad que causa, un gran problema se gesta. No es parte de sus balances económicos. Y, si el daño medioambiental queda fuera de los presupuestos, no se considera su reparación. Entonces, si el Estado multa a CELCO, la asignación de recursos ya demuestra ineficiencia y falta de visión.

La externalidad debe ser interiorizada por parte de los agentes productores. Pueden existir impuestos, subvenciones o una negociación coherente entre entorno e industria productora de desechos.

Según Pigou, el impuesto “es el medio para lograr el equilibrio entre el coste social y el privado”. En otras palabras, el Estado debe intervenir para lograr una cuantía equivalente al daño marginal neto (daño al medio ambiente), de forma que se alcance un nivel de contaminación ambiental óptimo o eficiente. De acuerdo al autor, CELCO debió haber pagado para que la contaminación no llegara a los lagos, pero que conviviera eficientemente con el medio ambiente, no afectando la producción ni al ecosistema.

Entonces, se podría describir un proceso como el siguiente: hay actividad económica; se realizan emisiones contaminantes; esa contaminación se concentra en el medio ambiente; existe una exposición hacia esa contaminación; hay un daño físico; se puede calcular el valor monetario del daño.

Recapitulando, hay que tener en cuenta el nivel de asimilación de agentes contaminantes de parte del ecosistema. También, la valoración monetaria de las emisiones o concentraciones de esos elementos dañinos.

Se hablaba de los impuestos. Esos tributos deberían servir para contribuir a la reducción o control de la contaminación. De ese modo, se reducirán los costos para evitar la contaminación, tanto para el Estado como para los mismos agentes económicos productores.

Si CELCO hubiese pagado paulatinamente impuestos, tanto esa empresa como el Estado se habrían encargado desde siempre de prevenir el impacto de los residuos de la producción.

Claro que la curva de disminución de la contaminación es similar a la logarítmica, siendo muy vertiginosa en un inicio y más lenta en el largo plazo.

La vía impositiva tiene un costo menor que la normativa directa si el objetivo es la consecución de un nivel definido de contaminación. Quiere decir que si se negocia, existen mayores posibilidades de mejores resultados al existir propia conciencia de la contaminación. Esto es porque una normativa igualitaria no se encarga de casos mínimos o máximos en relación al resto de la gama. Es más costoso establecer un criterio igualitario que el establecimiento de impuestos a escala.

Esos impuestos se enfrentan a diferentes conflictos. La incertidumbre, la dificultad para tasar los diferentes agentes contaminantes, qué hacer con los fondos recaudados por concepto tributario.

El camino de establecer criterios igualitarios requiere de agencias fiscalizadoras. Esos son costos que debe asumir el Gobierno. Pero evitan la incertidumbre de los impuestos. Esa falta de certezas entrega espectros falsos y verdaderos, lo cual define una dicotomía que hace ver que pueden existir acuerdos, pero que quizás tengan impuestos insuficientes para el daño realizado.

            El valor de las áreas verdes es mayor por su escasez. Mayor demanda y menor oferta dan como resultado mayores precios. Pero, esos precios son variables debido a la actual hegemonía de la incertidumbre. Las áreas verdes se afectan bajo niveles de contaminación poco claros. Esos niveles son impugnados por diferentes sectores político-económicos. Y así, la discusión acerca de la reglamentación y los costos de la contaminación queda relegada. No hay reglas. Se contamina cuanto se quiera. Nadie se hace responsable. Ni la economía. Ni las leyes. Ni el propio medio ambiente.

Read Full Post »

La ciudad maulina ha perdido muchos de sus atributos de antaño. Sus paisajes, sus playas y sus actividades han sido absorbidas en una sola: la producción de celulosa. Algunos están resignados, otros conformes, otros agradecidos, y unos pocos aún luchan.

const.jpg

 Paola recuerda los veranos que pasaba en las playas de Constitución hace tres décadas,   cuando conoció a su actual marido: una hermosa costa rodeada de cipreses y un turismo vigoroso. No por nada era el balneario elegido incluso por  presidentes y por aristócratas e intelectuales de renombre.

Hoy es difícil imaginar a esta ciudad aletargada  y silenciosa en sus tiempos de apogeo cuarenta años atrás, cuando la pesca y el turismo eran su eje central. Como tantas otras playas de lujo, encontró su decadencia tarde o temprano por diversos motivos. En Constitución, sin embargo, no fue la perdida de exclusividad ni la delincuencia lo que sepultó su vitalidad, sino la planta de celulosa Arauco y Constitución S.A.

Lo primero que llama la atención al iniciar el camino de Linares hacia la costa es la cantidad de monocultivos de pino radiata: millares de líneas verdes se extienden simétricos en los secos y desforestados suelos, hasta perderse de vista. El tránsito disminuye su velocidad por los camiones que transportan los troncos hasta donde serán procesados, y la señalética está diseñada para eso. En realidad, la ciudad completa fue transformada para alcanzar un diseño que funciona con la planta de celulosa como médula.

En la entrada a la ciudad, las grandes instalaciones de Arauco y Constitución dan una imponente bienvenida: desde sus chimeneas una abundante nube blanca cubre el cielo y un pútrido olor se apodera del abochornado aire. La visión de progreso y modernidad que da la empresa se ve contrastada con las modestas casas construidas en cerros y en las orillas de los caminos de tierra.

La  planta de celulosa Arauco y Constitución S.A comenzó a operar en Constitución en 1976 bajo la CORFO, y en 1979 pasó a manos de COPEC, presidida por  el empresario Anacleto Angelini. Además de Constitución, posee plantas de celulosa en Valdivia, en Arauco, en Licancel y en Nueva Aldea.

Hoy en día, Paola vive junto a su marido quien trabaja como operador de grúa en la empresa de celulosa. Dice que sufre constantemente de flema y de molestias pulmonares. “Los tiempos han cambiado”, dice, “pero por lo menos hay trabajo”.

El trabajo es precisamente la razón por la que los maulinos han aguantado el empobrecimiento de su calidad de vida y de salud. La ciudad se ha vuelto totalmente dependiente de la producción de celulosa, siendo este el mayor proveedor de empleo en la ciudad. Además, otros rubros han sido destruidos por la celulosa, como el turismo y pronto, seguramente, la pesca.

En los últimos meses, un grupo de pescadores se dividió de manera tajante de la Federación de Pescadores, organización que agrupa a 27 sindicatos de la actividad a lo largo de la región. Ellos formaron un nuevo sindicato: Aguas Limpias de Constitución, que junto a los sindicatos Piedregal y el Arenal conforman la organización comunal Buzos, Pescadores y Recolectores de Orillas.

Estos, a diferencia de la Federación de Pescadores, no han llegado a un acuerdo monetario con Celco. Dicen que son los más perjudicados, ya que se dedican a la pesca orillera, siendo los bordes marinos los más afectados por los residuos que la empresa arroja al mar.

Claudio Osses Varela, presidente del Sindicato Aguas Limpias, dice que más que la plata, a ellos les interesa su derecho como ciudadanos de vivir en un lugar libre de contaminación. “No nos sirve la plata si nos vamos a quedar sin trabajo”, dice refiriéndose al oficio que ha ejercido toda su vida.

El asesor técnico de la agrupación, Hugo Concha, cuenta que hace dos años el jefe de laboratorios de la Universidad de Chile, Andrei  Tchernitchin, visitó Constitución para estudiar la contaminación y que el último día cenó con todos los pescadores. “Váyanse de Constitución”, fue lo que les aconsejó el médico después de ver la deplorable calidad del ecosistema. “Pero aquí están todos ciegos” – dice Concha frustrado – “o más bien todos comprados: los medios, los políticos, los vecinos y la mayoría de los pescadores”.

Diferente es el pensamiento de Nieves Vergara, pescador extractor y presidente del sindicato San Pedro de Magallanes, perteneciente a uno de los 27 sindicatos agrupados en la Federación que sí transó un acuerdo económico con Celco. Dice que ya no hay problemas, que la contaminación fue antes pero que la empresa se ha encargado de arreglar los detrimentos y que el Sindicato de Aguas Limpias no refleja el pensar de la mayoría de los pescadores ya que son sólo el 5% aproximado de ellos.

Sobre este problema, el Servicio Nacional de Pesca se pronuncia neutral ya que es un asunto entre privados. Sin embargo, el SERNAP fue uno de los miembros encargados de hacer el informe técnico para la aprobación de la COREMA sobre el funcionamiento de la empresa.

Román Yañez, encargado del área de administración pesquera y de pesca artesanal de la institución, afirma que el proyecto era viable siempre y cuándo se cumplieran la leyes medioambientales, su prevención y su monitoreo. Cabe destacar que la Ley de Bases del Medioambiente creada en 1994 establece que son las mismas empresas las encargadas de monitorear el cumplimiento de los requisitos ambientales.

Problema entre privados, entre pescadores, vecinos, trabajadores, ecosistema, progreso  y desarrollo: lo cierto es que Constitución es un fiel reflejo de las devastadores consecuencias que deja el depredador crecimiento económico utilizado en Chile, y el posible futuro para muchas otras localidades donde todas las lecciones no han sido suficientes.   

Read Full Post »

Older Posts »